Cada vino con su copa

Si alguna vez te has preguntado ¿por qué existen tantas copas de vino?, o ¿por qué se debe tomar tal vino en tal copa?, debes saber que existen varios tipos y sí hay una razón para utilizarlas: si quieres aprovechar todas sus propiedades es importante que lo degustes en la copa correcta.

 

En esta ocasión mencionaremos las 4 más conocidas, para que la próxima vez que sirvas este manjar lo hagas como todo un buen conocedor de vinos.

 

Copa de vino Burdeos

Es amplia y alta, ya que está diseñada para oxigenar vinos tintos elaborados. El borde suele ser plano y fino para que el vino se oriente al centro de la lengua y se aprecien mejor los sabores frutales y características del vino dejando en segundo plano a los taninos del vino.

 

blog2

 

 

Copa de vino Borgoña

Es amplia pero con una boca estrecha. Gracias a su forma de balón permite que el vino pueda girar con soltura para que se liberen los aromas y se oxigene más fácilmente el vino, además debido a su gran tamaño basta llenar sólo la tercera parte de ella para apreciar mejor sus sabores.

 

blog3

 

 

Copa de vino Blanco

Es más pequeña que las anteriores, pero con el tallo más largo para evitar que se caliente el vino. Se recomienda llenarla menos de la mitad para mantener el vino frío.

 

blog5

 

 

Copa de Champagne

Es alta y estilizada, para así observar bien el tamaño de la burbuja, o en otras palabras la calidad de la bebida. Al ser larga conserva la temperatura fría y las burbujas por más tiempo. Esta copa tiene la excepción de llenar con vino las tres cuartas partes de la copa, para observar el ascenso de las burbujas y apreciar la calidad y color de esta bebida.

 

blog4

 

 

 

Ahora sí, la próxima vez que adquieras un vino, ya sabes qué tipo de copa debes utilizar. Recuerda que nada debe ser más frecuente que una copa de vino.