El tiempo en el vino

¿Cuántas veces te ha pasado que abres una botella de vino, no te la terminas y no quieres desperdiciar ni una gota? La semana pasada escribimos un artículo con tips para prolongar las características de nuestra bebida favorita una vez abierta la botella y ahora nos gustaría seguir con este tema y explicarte cuánto puede durar cada tipo de vino.

 

Si el vino tinto es tu preferido, ¡estás de suerte! Éste es el que más tiempo conserva sus propiedades. Suele mantenerse en buen estado hasta una semana, pero dependiendo de la subcategoría a la que pertenezca puede variar su periodo.

 

El vino tinto joven o de crianza dura de 4 a 5 días, según la cantidad de taninos que posea; por ejemplo, el tinto envejecido tiene menos taninos y dura alrededor 3 días; el vino fortificado puede llegar a durar hasta 28 días si lo conservas adecuadamente.

 

A los vinos tintos les siguen los vinos rosados y blancos, que duran máximo 3 días. Es importante saber que cuanto más aroma afrutado posea el vino, más frescura perderá.

 

Y si has abierto una botella de espumosos, ¡cuidado!, son los más delicados. Lo ideal es beberlos el mismo día que abras la botella.

 

 

Ahora ya sabes cómo no desperdiciar ni una gota de esta deliciosa bebida, pon a prueba estos consejos este #BuenFin comprando todos nuestros vinos en nuestra tienda online con un 20% de descuento.