Historia de los viñedos en México

Los viñedos mexicanos poseen una riqueza cultural importantísima, pues su historia se remonta a mucho antes de la llegada de los europeos al continente americano. Esta ocasión en Concierto Enológico te comentaremos un poco de la historia de estas plantaciones que son la base de la materia prima del vino.

 

Después de la conquista de México Tenochtitlán, los colonizadores españoles encontraron vides silvestres en el suelo de la Nueva España. Hernán Cortés fue el principal promotor de su cultivo. De esa forma convirtió este territorio en el primer sitio de América donde se cultivaron viñedos y se produjo vino para su consumo.

 

Desde su llegada, los españoles trajeron consigo vino al continente. Se dieron cuenta de que las características de la tierra y el clima de algunas regiones de México eran ideales para el cultivo de la uva. Carlos I de España ordenó que todos los navíos que se dirigían a la Nueva España llevaran viñas y olivos para plantarlos.

 

Los primeros cultivos se plantaron en los alrededores de la Ciudad de México. Los indígenas de la región le nombraron “fruto de la enredadera” a la nueva variedad de uva que se producía. Esta actividad poco a poco se extendió, conforme la colonización avanzaba, a Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí y otras zonas.

 

En 1593, Francisco de Urdiñola estableció la primera bodega en el Valle de Parras, hoy Coahuila. Allí se produjo el primer vino de América hecho con fines comerciales.  

 

A Juan de Ugarte se le considera el padre de la viticultura en California, pues como misionero llevó a aquellas tierras la variedad de viña de la cual en la actualidad se produce casi todo el vino mundo.

 

Ahora que sabes más de la historia del origen de tu bebida predilecta, brinda por todo el linaje que se encuentra dentro tu copa de Concierto Enológico. ¡Salud!