Los 3 tipos de color en el vino tinto

Los vinos tintos pueden tener diferentes tonalidades de color a causa de muchas razones. La mejor forma en que un #WineLover puede identificar esta característica es inclinar la copa entre 30º y 45º, y observar la zona en la que el líquido se une con el cristal. Esta ocasión en Concierto Enológico te describimos las razones de por las que el vino tinto adquiere distintos colores.

 

  1. Azulados o violáceos

Los vinos jóvenes tienen tonos vivos que van del púrpura al rubí, pero estos también pueden ser indicadores de la cepa o del terruño donde se cultiva la vid.

 

  1. Rojos cereza o carmesí

Los vinos con periodos de crianza corta y medios, y dependiendo de la cepa, la zona vinícola y del método de crianza, adquieren estos tonos.

 

  1. Teja con reflejos anaranjados

Cuando los antocianos desaparecen, se combinan con otros componentes y hace que el color del vino cambie a tonalidades más claras, las cuales son propias de los de larga crianza.

 

En términos generales, un tinto con poca intensidad cromática puede indicar que proviene de climas fríos y regiones vinícolas septentrionales, que es ligero, con poco cuerpo, corto en boca y de una maceración breve. En tanto, los tintos con tonos más profundos indican que son provenientes de climas cálidos, que son recios, ricos en taninos y carnosos.

 

Te invitamos a probar todos los vinos de Concierto Enológico para que reconozcas las distintas tonalidades y te conviertas en un #WineLover de excelencia.

 

@mauricioneblina