Vino para San Valentín

Todo #WineLover sabe que no necesita excusas para disfrutar de su bebida favorita, sin embargo, el 14 de febrero es un gran momento para abrir una botella. Razones sobran para la ocasión y es que como decía Eurípides: “donde no hay vino, no hay amor”.

 

Una de las mejores formas de celebrar San Valentín con tu pareja es con una cena íntima. No importa si deciden quedarse en casa o salir a un restaurante, en cualquier caso una botella de vino es el toque perfecto.

 

Para una velada relajada, te sugerimos un tinto suave como Pauta. Pero si lo que buscas es una noche intensa, con un Concierto triunfarás. Este vino te dejará un sabor armonioso y complejo, perfecto para combinar con carne roja. Además, el color rubí hará que broten las sensaciones y se encienda el deseo.

 

Si quieres ser original, puedes acompañar un plato de queso con Forza. Será una forma sencilla y sofisticada de terminar la cena. Prueba servir este vino con alimentos dulces para hacer una noche mágica.

 

Si prefieres algo clásico para el postre, no fallarás con la famosa combinación de champagne con frutas, como fresas o uvas. La dulzura de la fruta y el frescor de las burbujas crearán un maridaje perfecto. Si quieres algo más afrodisíaco, añádele chocolate y comprobarás cómo sube la pasión.

 

Y si no tienes pareja, ¿qué más da? El vino será tu mejor acompañante. Dedícate el día a mimarte, porque no hay mayor amor que el propio. Sea cual sea tu plan de San Valentín… ¡con vino siempre será mejor!